Funeral en Elm Street




    En ocasiones, tal y como sucede hoy, por desgracia, la actualidad manda. En este caso, hemos perdido un cineasta vital para entender el cine de terror moderno,creador de sagas vitales dentro del género,me refiero, por supuesto, a Wes Craven.
     
      Nacido en Cleveland en 1939, y fallecido este pasado domingo, 30 de agosto, en Los Angeles,comenzó su carrera escribiendo y dirigiendo films de terror de bajo presupuesto como  La ultima casa a la izquierda (1972) y Las colinas tienen ojos (1977), convertidas ambas en películas de culto con el paso de los años.

      Tras varios trabajos para TV, en 1982, adapta el cómic de DC, La cosa del pantano, pero el resultado fue muy deficiente. Su primer éxito estaba a la vuelta de la esquina, aunque fue un proyecto bastante complicado a la hora de sacarlo adelante. Wes Craven llevaba años visitando productoras con un guión debajo del brazo, sobre un personaje terrorífico, que asesinaba dentro de los sueños. La mayoría de estudios rechazó el guión, por ser muy poco creíble, hasta que una pequeña productora, New Line Cinema, apostó por la historia. El resultado ya lo conocemos, en 1984 se estrena Pesadilla en Elm Street, con uno de los personajes más icónicos en lo que al terror se refiere, Freddy Krueger. El éxito fue tal, que se convirtió en franquicia, pero Craven, sólo intervenía como productor ejecutivo, y posteriormente declaró, que no estaba de acuerdo con el resultado de las continuaciones, pues no reflejaban el espíritu de su creación. 

En los años siguientes intervino en una conocida serie de televisión, escribiendo y dirigiendo algunos capítulos, estoy hablando de “Twilight zone”, o como se conoció en España: Más allá de los límites de la realidad. Su carrera en el cine continuó con muchos altibajos, desde obras interesantes como “La serpiente y el arco iris” o “El sótano del miedo”, hasta productos muy fallidos como: “Amiga mortal” o “Un vampiro suelto en Brooklyn”, curiosamente, esta última, había despertado muchas expectativas en su momento, con una estrella como Eddie Murphy al frente del reparto, todo hacía presagiar, que sería el gran éxito de Wes Craven, pero nada más lejos de la realidad, el intento de crear una comedia de terror, se quedó a medio camino en todo, pues ni era comedia, ni era terror, y el reparto ayudaba muy poco, empezando por el propio Murphy.

De esta época, hay que destacar la reincorporación del director a la saga de Elm Street, con la nueva pesadilla de Wes Craven. En ésta, veíamos un ejercicio curioso, de cine dentro del cine, pues el conocido personaje de Freddy Krueger, atacaba, no a los personajes, sino a los actores de la primera entrega. Aunque la idea en sí, sonaba muy bien, la película se quedó en meramente aceptable. 

En 1996, comienza la que será la otra gran saga de Wes Craven, “Scream”, un auténtico homenaje al cine de terror de serie B, con cuatro entregas, dirigidas por él mismo, para tener el control de la saga; y recientemente, una serie de televisión, además de servir de inspiración para una serie de parodias ambientadas en el cine de terror: Scary movie.

Aparte de esta saga, ha dirigido más recientemente películas como: La maldición, Vuelo nocturno y su incursión fuera del género, Música del corazón, película que tuvo una nominación a los Oscar para su actriz principal, Meryl Streep.


Con su desaparición, perdemos a uno de los creadores de atmósferas terroríficas más relevantes del cine actual. Pocos han conseguido como él, que lo pasáramos tan bien...pasándolo tan mal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mas tantos que nunca....

Paso a paso, golpe a golpe, asalto a asalto...

Mi superhéroe favorito